Pedro Sánchez recula sobre el Trasvase y solivianta a los Ribereños

Compartir

Los ribereños de Entrepeñas y Buendía advierten a Pedro Sánchez: “si su idea es mantener los trasvases existentes, nos tendrá en su contra”.

page-sacedon1 El alcalde de Sacedón junto con el presidente regional en una foto de agosto de 2015 tomada en Entrepeñas. También aparecen Elena de la Cruz, consejera de Fomento ya fallecida, y el delegado de la Junta en Guadalajara.

 El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha conseguido tranquilizar a los socialistas de Murcia sobre sus contundentes declaraciones en contra del trasvase Tajo-Segura, pero ha soliviantado a los Ribereños de Entrepeñas y Buendía. De momento, no hay reacción orficial del gobierno socialista de Castilla-La Mancha apoyado por Podemos. 

En un artículo titulado "Por un Mediterráneo sin sed", publicado hoy por La Verdad de Murcia, Pedro Sánchez, defiende una "transición hidrológica" basada sobre todo en la desalación para cubrir las necesidades de consumo humano, cultivos y empresas, pero recula de sus contundentes declaraciones en contra del trasvase al afirmar que la desalación es una solución que, a corto y medio plazo, debe complementarse con el aporte de aguas subterráneas y de "infraestructuras ya existentes, como es el caso del trasvase Tajo-Segura", siempre que la cuenca que cede el agua tenga la suficiente para "hacer frente a sus propias necesidades", sin precisar cuáles son esas necesidades y como se evalúan.

Hay que recordar que según el Memorando y el actual Plan del Tajo las aguas que se trasvasan al Levante son calificadas de "excedentarias", aunque ninguna de las partes se ponen de acuerdo sobre cuando se produce esa situacuión. Mientras el Memorando considera "excedentarias" todo lo que supera los 400 Hm3 entre Entrepeñas y Buendía, los Ribereños ponen la raya en los 900 hectómetros, para que por lo menos la cabecera tenga una lámina de agua del 40 % de su capacidad.

Satisfación en el PSOE murciano por la rectificación

Un día después de que Pedro Sánchez dijera en Albacete que quería «poner fin a los trasvases y apostar por las desaladoras del Levante», el secretario general del PSRM, Diego Conesa, aseguró que «el trasvase Tajo-Segura es imprescindible para la Región y así lo defenderé siempre, ya que las necesidades de mi gente y de mi tierra están por encima de todo». Este mismo Conesa, tras leer el artículo de Sánchez de hoy, se muestra "satisfecho" con las explicaciones del líder de su partido y asegura que Pedro Sánchez reconoció que sus palabras fueron «desafortunadas»,. Conesa manifestó que en esas declaraciones «no se hacía alusión expresa ni concreta al Trasvase Tajo-Segura».

Sánchez tiene prevista su participación en un mitin en Molina de Segura este mismo domingo y quiere reunirse con los representantes del sector agrario antes del acto para explicarles la posición del PSOE federal y tratará de aplacar el malestar que provocó su rechazo a los trasvases.

Ribereños: No es solidaridad es expolio 

Mientras Pedro Sánchez continua con sus explicaciones, la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buebndía, que preside el alcalde socialista de Sacedón, Francisco Pérez Torrecilla, asegura en un comunicado que "las necesidades de la cuenca cedente no han sido nunca respetadas", por lo que el Trasvase “No es solidaridad, es expolio”

“No nos atañen los intereses políticos o los juegos de tronos en la Región de Murcia, nos importan nuestros municipios, nuestros vecinos, nuestros embalses, el río Tajo, el Ebro y el Mar Menor; cualquiera que quiera contar con nuestro apoyo para llegar a un acuerdo, tiene que empezar por sanear la parte podrida: el modelo de sobrexplotación de recursos de la agricultura industrial del Levante”. Así de rotundo se muestra Perez Torrecilla.

“No entendemos de paños calientes y estamos hartos de ceder y ceder, la solución es clara y pasa por afrontar el problema, no por hacerlo más grande”, explica Pérez Torrecilla, que se pregunta cuáles son lo famosos excedentes a los que hace referencia Sánchez en su artículo, discurso tradicional del lobo con piel de cordero del SCRATS. “¿Quién decide cuáles son los excedentes de nuestros embalses? Lo lógico es que sea la cuenca cedente la que marque la raya a partir de la cual se pueden considerar excedentarias las aguas del embalse, pero nunca es así, no tenemos voz ni voto, ni siquiera se atienden a los estudios técnicos o a lo que dicta la normativa europea”, lamenta el presidente.

El presidente dice "basta" al enfrentamiento entre las comunidades autónomas y a generar artificialmente guerras del agua que sólo tienen una motivación: "seguir hinchando la burbuja de la agricultura industrial, un negocio hormonado con subvenciones públicas que sólo es sostenible con el dinero de todos los españoles y el sacrificio de nuestros municipios, a los que han relegado a la miseria”.

Los ribereños lo tienen claro, la solución no pasa por más trasvases, propios o del Ebro, "pasa por intervenir y sacar a la luz toda la podredumbre que ha multiplicado hectáreas de regadío y suelo urbanizado al calor de los desmedidos intereses económicos de unos pocos".

“En Murcia se lleva practicando un atentado ecológico en connivencia con el gobierno del PP desde hace décadas que, cuando se destape, será objeto de estudio en los libros de historia; el Mar Menor no es más ya que la cara que refleja la miseria de sus gobernantes. Pero, cada vez más, son los propios murcianos los que se dan cuenta”, prosigue Pérez Torrecilla, quien concluye así: "Cualquiera que no lo entienda y siga alimentando la riqueza de los aguatenientes con el sudor y la sangre de los ribereños y del Tajo, será traidor a los ribereños, a los castellanomanchegos, madrileños, extremeños, aragoneses y murcianos; por ende, traidor a España", añade.

El presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), Lucas Jiménez, contestó este viernes a los comentarios del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, sobre el fin de los trasvases trasvases, pidiéndole una rectificación: "Apostar contra los trasvases no es ni bueno para la nación ni factible para el desarrollo del país. Son declaraciones muy desafortunadas para ser proferidas por un dirigente político que pretende gobernar los designios de la nación española», explicó Jiménez.

 

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política