Arroyo piensa en el agua del Tajo para regularizar pozos en el Alto Guadiana

Compartir
El consejero propone recurrir a la llamada "Tubería Manchega" para regularizar pozos en Ciudad Real.
 
Tubería-Manchega Obras de la llamada "Tubería Manchega" en esta imagen de 2015 por la que se trasvasarán hasta un máximo de 50 Hm3 al Alto Guadiana

 El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, piensa también en el agua del Tajo para resolver un problema de otra cuenca hidrográfica, en este caso la del Guadiana. Así, ha asegurado que con los 50 hectómetros cúbicos de agua que se derivarían desde el Tajo cuando se ponga en marcha la conocida como "Tubería Manchega", y cuyas obras están en parte iniciadas, se podría ayudar a resolver parte del problema que supone la regularización de los pozos en el Alto Guadiana.

Esta posibilidad podría contemplarse en el acuerdo alcanzado entre la Junta y el Ministerio para la Transición Ecológica para “garantizar una solución" aunque "aún no está detallado”, según ha señalado el consejero en una entrevista concedida este sábado al programa “A pie de Campo”, de Castilla-La Mancha Media, recogida por Efe.

Pide que siga la construcción de los ramales

Al respecto, ha avanzado que pedirán al Gobierno que incluya en los Presupuestos Generales del Estado para 2020,” si todo va bien”, la partida necesaria para construir el resto de ramales de la tubería y llegar a la provincia de Ciudad Real.

“Además de esta cuestión que compete al Estado, habría que ver de qué forma esos 50 hectómetros cúbicos, que pueden ser suministro para los municipios del Alto Guadiana, nos permiten ahorrar la extracción de agua subterránea para consumo humano y poder disponer de una cantidad para regularizar los pozos de las explotaciones prioritarias”, ha destallado Martínez Arroyo.

Un máximo anual de 50 hectómetros cúbicos desde el Tajo

La tubería, tal y como se concibió en origen, permitiría a alrededor de 600.000 habitantes de 59 municipios de La Mancha obtener un máximo anual de 50 hectómetros cúbicos desde el Tajo para asegurar y mejorar los sistemas en funcionamiento de abastecimiento humano, lo que viene a ser algo menos de los últimos trasvases aprobados para riego y abastecimiento del Levante, a razón de 20 Hm3 al mes al estar en situación de emergencia.

De cualquier forma, el titular de Agricultura ha reiterado que esta situación no se va a solucionar rápidamente y requiere “mucho esfuerzo y, sobre todo, paciencia”, aunque se ha mostrado convencido de que “ésta sí es la legislatura de la solución del problema”, que será buena para los agricultores de esta cuenca y para el río Guadiana, que “va a tener más reservas subterráneas”.

Por otro lado, el consejero ha anunciado que pedirá por escrito al ministro de Agricultura que impulse la retirada de vino para regularizar el mercado como reivindican las organizaciones agrarias de cara a la próxima campaña de vendimia, en caso de que la producción supere con creces la media de las últimas cinco cosechas, “independientemente de que la Interprofesional del Vino sea o no capaz de llegar un acuerdo”.

Y ha añadido que empezarán a preparar cuanto antes el nuevo Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, que deberá estar acabado en el 2020, para presentarlo cuanto antes a la Comisión Europea y poder incluir en el mismo una línea de ayuda compensatoria agroambiental para el viñedo de secano, además de defender una ayuda acoplada para el olivar de bajo rendimiento en la futura Política Agraria Alimentaria (PAC).

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política