Enresa calcula que guardar residuos en cada nuclear costaría el triple que en un ATC

Compartir

Zorita-ATIATI de la central de Zorita, planta en fase avanzada de desmantelamiento, en donde se guardan los residuos de alta actividad mientras no se puedan trasladar a un ATC. /Archivo GD El presidente de Enresa, Juan José Zaballa, ha calculado hoy que si no se construye un Almacén Temporal Centralizado (ATC), los desechos se pueden guardar en los almacenes nucleares individualizados de cada planta (ATI), que es "extremadamente" más caro, alrededor del "triple".

 Zaballa, que preside esta semana una conferencia internacional de la Agencia de la Energía Atómica (OIEA) sobre clausura de instalaciones nucleares retiradas del servicio y restauración ambiental de emplazamientos con contaminación radiactiva, ha explicado que "siempre hay estrategias" para sortear posibles dificultades derivadas del futuro Almacén Temporal Centralizado de residuos de alta actividad (ATC) proyectado en el municipio conquense de Villar de Cañas.

Así, ha dicho que Enresa está "a la espera" del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que debe pronunciarse sobre un recurso en contra de la decisión del Gobierno regional socialista de declarar la zona del ATC de especial protección medioambiental.

En el caso de que no haya un ATC, ha afirmado el presidente de Enresa, los desechos se pueden guardar en los almacenes nucleares individualizados de cada planta (ATI), lo que es "extremadamente" más caro, alrededor del "triple" en comparación con el centralizado. En Guadalajara hay dos de estos almacenes: uno a cielo abierto en Zorita, cuya planta se encuentra en un avanzado proceso de desmantelamiento, y el otro en una nave industrial dentro del recinto de la central de Trillo que guarda los contenedores con el combustible gastado que se libera del reactor tras cada recarga. En cualquier caso, si finalmente no se hiciera el ATC en España, los emplazamientos de las centrales nucleares no se podrían clausurar, tal y como está previsto, ya que habría que mantener hasta una nueva solución los citados ATIs con su carga de residuos de alta actividad.

Las centrales nucleares tienen más que asumido que el ATC de Villar de Cañas (Cuenca) no va a estar listo a tiempo en 2018, con lo que cada una de ellas deberá seguir manteniendo un ATI para guardar el combustible gastado. El de Trillo tiene capacidad para casi 50 años, es decir, para agotar su actividad incluso si se prolongara el funcionamiento a partir de los 40 años de vida. El de Zorita, que es de diferente diseño, tampoco tiene problemas de capacidad.

Problemas financieros

Zaballa también ha apuntado a posibles problemas financieros para desmantelar las centrales nucleares españolas en el caso de no prorrogarse su actual vida útil prevista de 40 años.

El fondo del que dispone hoy la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) para las operaciones de desmantelamiento de todos los reactores asciende a aproximadamente 4.600 millones de euros.

En 2028, fecha en la que la última de las centrales acaba su vida útil prevista de 40 años (Trillo, Guadalajara), el fondo sumaría 6.500 millones gracias a la generación de electricidad y recursos de estas instalaciones, una cifra que "habrá que preguntarse si es suficiente" o, por contra, si por motivos financieros es aconsejable incrementar ese periodo.

La ampliación a 60 años es una de las peticiones de la patronal de las empresas eléctricas (UNESA).

"Un informe del Tribunal de Cuentas dice que no (es suficiente)", ha detallado Zaballa, que acompañado por el subdirector general de la OEIA, Juan Carlos Lentijo, y el director de la División del Ciclo del Combustible Nuclear de este organismo, Christophe Xerri, ha recordado que, si el cierre de la última nuclear se produce en 2028, las labores de desmantelamiento no empezarán antes del 2031.

Será un "esfuerzo muy importante de financiación" y de disponibilidad de localizaciones para los residuos nucleares, ha agregado Zaballa.

Unos 500 expertos y funcionarios superiores de todo el mundo se reúnen desde hoy y hasta el próximo viernes en el Palacio de Congresos de Madrid para estudiar las formas de avanzar en la clausura de instalaciones nucleares y la restauración ambiental de emplazamientos contaminados

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política