SUE 30: Bloques de 7 plantas, zonas verdes y comercios

Compartir


rotonda SUE 30 fontanar

  • En unos años el entorno del río Henares, en la zona La Chopera, no tendrá la imagen de abandono que vemos ahora.
  • Tras 16 años de trámites, errores, cambios y modificaciones entra en su recta final el proceso administrativo para que se desarrolle allí una nueva zona urbana.
  • Se hará una gran rotonda que organice el caótico tráfico que llega de Fontanar y de la Estación y en los grandes solares, ahora llenos de maleza, habrá zonas verdes, comercios y bloques de 7 alturas.
  •  La nueva glorieta  estará más cerca de la estación de tren que la actual y ligeramente desplazada hacia Marchamalo y La Chopera.
  • La zona deberá estar totalmente urbanizada en 2021.

El alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, dio las primeras pistas hace unos días cuando se inauguró el recién remodelado puente árabe. Preguntado por la deseada rotonda que regule el tráfico en el entorno del río Henares aseguró que el asunto ya está desbloqueado y que en septiembre u octubre “habrá novedades”.

Lo cierto es que días atrás se celebraba en el Ayuntamiento de Guadalajara la comisión de movilidad en la que se analizaron algunas alegaciones presentadas al proyecto de urbanización y parece que ese es el último escollo para que el proyecto siga sus trámites. Según ha declarado Jaime Sanz, concejal de obras del Ayuntamiento de Guadalajara a Guadalajara Diario, una vez resueltas esas alegaciones ( que han sido contrarias a lo que pedían los vecinos de la zona) se realizará el informe definitivo del plan de urbanización y una vez aprobado se empezará a cambiar el aspecto de la zona.

La empresa que está pendiente de hacer esta nueva urbanización es Cerro Murillo, una empresa filial de Ibercaja que es la que se encarga de los terrenos que pasaron a ser propiedad del banco con la crisis. Según Jaime Sanz  el Ayuntamiento está en contacto con esa empresa para que comience a ejecutar los trabajos cuanto antes. Una zona que tendrá que estar totalmente acondicionada, aunque sin viviendas todavía, en junio de 2021. Hacer las calles, carreteras y parques de esa zona costará 3,5 millones de euros que serán abonados, en la parte proporcional correspondiente, por los 9 propietarios de terreno en esa zona. El propietario mayoritario es Cerro Murillo pero también tiene participación Hercesa, algunos particulares e incluso el propio Ayuntamiento de Guadalajara.ROTONDAAsí quedará la nueva zona. En verde las zonas de jardín, en rojo donde irán las viviendas/ Gu Diario

El nuevo barrio

La urbanización de este espacio permitirá la creación de un nuevo barrio y un cambio radical de la fisonomía de la zona. Se construirá una gran glorieta central que estará ligeramente desplazada de donde está ahora. La nueva estará más cerca de la estación de tren que la actual y ligeramente desplazada hacia Marchamalo y La Chopera. En el centro estará la glorieta para coches que permitirá ordenar el tráfico que ahora llega desde Francisco Aritio, la carretera de Fontanar y la capital (desde la calle Madrid). El siguiente anillo contará con tres zonas: en lo más cercano a la carretera irán jardines, a continuación se ubicarán en primer término edificios comerciales y detrás irán viviendas.

En total se levantarán en ese espacio 226 viviendas. Todas irán en bloques que tendrán una altura de 7 plantas, más ático. Además, de esas 226 viviendas, 73 serán de carácter social.

Aunque en el entorno de la glorieta habrá jardines, la mayor parte de las zonas verdes de ese sector se acumularán en el entorno del río Henares lo que aumentará aún más la zona de naturaleza y esparcimiento que ya tiene el barrio.

Un barrio rentable

Un nuevo barrio que se va a construir no será una carga económica para el Ayuntamiento. Según el estudio que han realizado los servicios técnicos municipales, cada año el Ayuntamiento tendrá que gastar unos 23.000 euros en mantenimiento de viales y zonas verdes, por el contrario, ingresará anualmente 188.000 euros por diversos impuestos como el IBI o el de circulación de vehículos.

Una zona pendiente de desarrollo desde hace 16 años

El desarrollo urbanístico de esta zona fue iniciado en el año 2003 por la empresa Eras de Castilla. Diseñó el plan de actuación de la zona (lo que en lenguaje técnico se conoce como PERI) que fue aprobado por el Ayuntamiento de Guadalajara en 2004. En aquel momento todo parecía fácil, pero la empresa Eras Castilla empezó a tener problemas económicos que no podía solventar. Al no poder hacer frente a las deudas que tenía con los bancos y con el Ayuntamiento de Guadalajara, quebró y los terrenos quedaron en 2009 en manos de la empresa Cerro Murillo, vinculada a Ibercaja.

Pero Cerro Murillo se vio obligada a empezar de cero. Un juzgado de Guadalajara declaró la nulidad de lo que había hecho la anterior empresa.  Por una cuestión de distintas interpretaciones no quedaba claro si esa nueva glorieta central que se va a construir debía ser considerada como una infraestructura vital para toda la ciudad o sólo para el barrio donde se construía, una forma distinta de ver las cosas que acabó en los tribunales. Al final un juzgado dictó sentencia y decretó que afectaba a toda la ciudad con lo que de nuevo hubo que cambiar todo el proyecto de urbanización de la zona.zona actuación 2Vista área de la zona sobre la que se actuará. A la izquierda el barrio de La Chopera y Francisco Aritio a la derecha el acceso a Guadalajara capital/ Google

El siguiente tropezón fue la aparición de unos restos arqueológicos pertenecientes al puente árabe que se decidieron conservar. El Ayuntamiento de Guadalajara consideró que no era necesario solicitar ningún informe a la consejería competente pero la Junta de Comunidades no pensaba lo mismo, y, de nuevo, el tema acabó en los tribunales. Finalmente el Tribunal Superior de Justicia de CLM impugnó el desarrollo de la zona. Otra vez hubo que realizar un nuevo plan especial de reforma que supuso, además, desplazar la ubicación de la rotonda central para salvar esos restos arqueológicos. Era el año 2011.

Pero el desarrollo de esta zona todavía tendría un revés más. Cuando se estaba tramitando el nuevo plan urbanístico de la conocida como SUE 30 la Consejería de Agricultura pidió en 2016 que se modificase el trazado de una vía pecuaria: "La vereda de la Cuesta de San Cristobal" que atraviesa la zona. Eso supuso un nuevo retraso.

Finalmente el 28 de septiembre de 2018, y tras 16 años, el Ayuntamiento de Guadalajara aprobaba por unanimidad el Plan Espacial de Reforma Interior (PERI). Nunca un nuevo barrio dio tantos problemas. Ahora las miradas están puestas en 2021. Los plazos ya corren y el Ayuntamiento de Guadalajara quiere que esta vez se cumplan para que esa entrada a la ciudad deje de tener el aspecto de abandono que arrastra desde 2003.

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política