Barcelona

Compartir
 
 
Nos parecía que la ETA
no podía ser más sórdida.
Bombas en cualquier placeta.
 
Le faltaba Barcelona
a la ignominia completa
y Cambrils, en Tarragona.
 
Embestir con furgoneta
a no importa qué persona
a la que el monstruo acometa.
 
El odio nunca razona.
Mata lo que no someta.
¡Nos faltaba Barcelona!,
a la barbarie completa.
 
Juan Pablo Mañueco (2017)

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política