Un Memorándum grabado a fuego en la piel

Compartir

Estimados compañeros de Guadalajara Diario:

Nos preguntáis a través de Facebook qué opinamos de la noticia publicada en vuestro periódico, firmada por Nuria Fernández Monge. Permitidnos que os contestemos mediante este correo y en primer lugar agradezcamos vuestro trabajo y la cobertura que siempre dais al problema que tanto nos afecta a todos los vecinos de la provincia de Guadalajara. Porque, como bien sabéis, unos embalses llenos traerían mucha riqueza para la provincia, no solo para los municipios ribereños. Hoy, cuando el turismo de interior vive una época dorada y cada vez son más los visitantes que buscan algo distinto a lo que pueden disfrutar en las costas, solo podemos recordar con tristeza los ecos del pasado, cuando nos conocían como el Mar de Castilla.

Desafortunadamente, la realidad es la que es y lo que indica la CHT en su informe es lo que, si nada cambia, tendremos que afrontar los próximos meses. Como desgraciadamente llevamos grabado a fuego en la piel, la firma del Memorándum nos obliga a trasvasar esos 38 Hm3 sí o sí mientras estemos en nivel 2. Es de locos, de pésimos gestores, asumir que por ley tendremos que ver cómo se vacían los embalses hasta alcanzar el nivel 3, que debería ser extraordinario pero es tan cotidiano como el sol que nace y se pone cada día. Lo normal sería trasvasar respetando las necesidades de la cuenca cedente, atendiendo siempre a los aportes del río y no a las reservas y auditando detenidamente las demandas. Pero no, la realidad es tozuda y la firma de Cospedal en aquel Memorándum nos obliga a ser humillados, mes tras mes hasta que se vacíen los embalses y volvamos al nivel 3. En vez de evitarlo, parece que lo buscaban, que no levantemos cabeza.

Queda por ver si la tan cacareada ley de Transición Ecológica satisface nuestras demandas (y las de Europa) y pone fin a esta injusticia histórica, pero está por ver. Vemos cómo en otras materias no dudan en usar la baza del decreto-ley, mientras la del Trasvase, incluida a traición en la Ley de Montes, no se atreven a tocarla. Nos preguntamos por qué, mientras vemos morir al Tajo y a nuestros pueblos.

Confiamos en las declaraciones de la ministra, pero ayer mismo os tuvimos que enviar una nota lamentando las desafortunadas palabras del secretario de Medio Ambiente.

En fin, qué os vamos a contar, ¿verdad? Solo sabemos que mientras nos quede una gota de sangre y de agua, seguiremos trabajando para que no nos la roben. Y nos complace pensar que siempre os tendremos ahí, informando veraz y objetivamente, porque sabemos que, llevando razón como la llevamos, contar la realidad, que es vuestro oficio, es estar a nuestro lado.

Un afectuoso saludo,

Francisco Pérez Torrecilla,
Presidente de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía.

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política