Góspel, en Sigüenza

Compartir

Gospe-RebecaRebeca Rods y The Black Light Gospel Choir interpretaron anoche un concierto inolvidable.

 Rebeca Rods y The Black Light Gospel Choir interpretaron anoche un concierto inolvidable en El Pósito de Sigüenza, en una sala llena de un público entusiasta que acompañó con sus palmas, cánticos e incluso bailes, la actuación.

Juan Garrido, presidente de la Fundación Siglo Futuro, presentó el espectáculo al que enmarcó en la iniciativa 'Cultura en ruta', que patrocina la Diputación de Guadalajara, ayer con la colaboración del Ayuntamiento de Sigüenza. En su intervención, Garrido definió el concierto como “especial”, por varias razones. En primer lugar, porque no es frecuente encontrar góspel en la programación cultural de la provincia de Guadalajara, pero además, porque este género musical es “una filosofía de vida, una forma de expresión, son cantos espirituales y religiosos que unieron a la comunidad negra de Estados Unidos, que hoy nos llega de la mano de la voz portentosa de Rebeca Rods, una de las más destacadas de nuestro país, y su banda de cuatro músicos y cinco voces”. 0X0A4851

Poco tardaron Rebeca Rods y The Black Light Gospel Choir en meterse al público seguntino en el bolsillo, con un amplio repertorio compuesto por espirituales negros tradicionales acompañados por temas de góspel contemporáneo, canciones propias y versiones de algunos clásicos. A las puertas de las fiestas, el concierto tuvo su el toque navideño, con un villancico.

La líder del grupo, Rebeca Rods, ha recorrido el mundo buscando el origen de la chispa que conmueve al público que escucha góspel. Poco antes del inicio del espectáculo, como después lo hizo con su música de manera incontestable, explicaba qué es el góspel. “Es una música espiritual, es un canto de alabanza y de devoción, a la fe, a la alegría y a la búsqueda de la libertad”, afirmó.

Pese a ser gallega, “el góspel es una de esas músicas que me llega directamente al corazón”. Obviamente, entre la amalgama de sus referentes están “los grandes coros negros”, Aretha Franklin, Stevie Wonder, Whitney Houston, o la Motown. En la energía de esas voces Rebeca encontró “una inspiración, una fortaleza, un poder de conexión, una vivacidad, una energía y una espiritualidad que me impulsó a explorar por qué el góspel hace sentirse así a la gente”. Fue de esta manera como descubrió la música de grandes clásicos del género, como Mahalia Jackson y otros muchos, pero también la de grandes coros contemporáneos, como Love Fellowship Choir de Hezekiah Walker en Brooklyn, el London Community Gospel Choir con Bazil Meade, Markanthony Henry y The New York City Gospel Choir, o la que se hace en iglesias como la Abyssinian Baptist Church de Harlem o en la Gary Samuels Church.

Rebeca Rods ha procesado todo este acervo cultural y sentimental en un espectáculo maravilloso, que pretende “descubrir la raíz de cómo llega el góspel a la gente y acercársela al público español”, desplegado en un cuarteto de músicos fantásticos -bajo, batería piano y guitarra- que realzan las cuatro voces, además de la suya. Y, como ocurre en los grandes templos americanos de esta música, Rebeca Rods y The Black Light Gospel Choir buscaron, y encontraron, la participación del público de la ciudad de Sigüenza, en un concierto memorable. Entre el público estuvo el alcalde de Sigüenza, y presidente de la Diputación Provincial, José Manuel Latre.

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política