notification icon

Recibe alertas de lo último en Guadalajara

✓Totalmente GRATIS
✓Sin registrarte
✓Date de baja en cualquier momento

Cataluña cierra bares y restaurantes durante 15 días

Bar-RioUn bar de Guadalajara durante el estado de alarma/GUDiario.

Madrid, 14 oct (EFE).- El coronavirus avanza en la llamada segunda ola, que ya cerró las puertas de España al turismo extranjero en verano, sin que las medidas puntuales puestas en marcha en diversos territorios hayan conseguido frenarla, lo que obliga a extremar las restricciones, como ha hecho este miércoles Cataluña con el cierre de bares y restaurantes durante un mínimo de 15 días.

Ese avance del SARS-Cov-2 causante de la enfermedad de la covid-19 queda patente en los 11.970 nuevos contagios (y 209 fallecidos) notificados hoy, que elevan el total por encima de los 900.000 (908.056), con 100.000 en los últimos diez días.

El paso dado por las autoridades sanitarias catalanas, que ha puesto en pie de guerra al gremio de la restauración pese a los anuncios de ayudas, choca colateralmente con la premisa de consenso tras el paso de la covid-19 como un ciclón la pasada primavera: no se puede volver a paralizar la actividad económica.

El gran debate de la pandemia: salud o economía, con la derivada de una crisis económica que también en el fondo es una crisis que afecta de lleno a la vida de las personas, a su sustento y, por tanto, a su propia salud.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, lo ha dicho de esta manera: "No podemos parar la actividad económica, pero nos tenemos que adaptar para salvar vidas y tener en cuenta dónde se está produciendo el grueso de los contagios, como el ámbito familiar y los ámbitos de socialización, donde uno se quita la mascarilla mientras come".

El cierre de bares y restaurantes en Cataluña, que sólo podrán servir comida para llevar, será extensivo a los servicios con contacto físico, menos peluquerías, y se completa con la reducción del aforo al 30 % en locales comerciales y al 50 % en gimnasios y actividades culturales, que deben finalizar a las 23.00 horas.

El presidente catalán en funciones, Pere Aragonès, ha instado a reducir al máximo la movilidad, evitar reuniones fuera del entorno familiar y a optar por el teletrabajo y la enseñanza a distancia. Recomendaciones, en cualquier caso, porque su imposición sólo sería posible con el confinamiento domiciliario o, en menor medida, con el toque de queda, que ya se estudia en algunos países europeos.

Las disposiciones de la Generalitat, que ahora debe avalar el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, se han tomado con una incidencia acumulada de las transmisiones del virus de 263,43 casos por cada 100.000 habitantes, una velocidad de reproducción de 1,3 y 1.866 personas hospitalizadas, 231 de ellas en la UCI.

MADRID EN EL HORIZONTE

Diez comunidades autónomas superan -algunas ampliamente- el dato de incidencia de Cataluña, incluida Madrid, donde este miércoles era del 463,14 -sin incluir los habituales retrasos de notificaciones que lo elevan a posteriori- con 3.932 ingresados en centros sanitarios, 477 en cuidados intensivos.

Pero el caso de Madrid circula por otros derroteros, que en su día también frecuentó el expresidente catalán Quim Torra: la pugna con el Gobierno sobre la gestión de la epidemia, circunscrita ahora al estado de alarma decretado por el Ministerio de Sanidad tras negarse la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, a cerrar la capital y las principales ciudades de su conurbación para frenar la transmisión.

Se trataba de cumplir con unos parámetros de contagios, positividad y ocupación de ucis que supuestamente habían sido pactados, como hizo público el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, de Ciudadanos, que hoy ha avanzado el compromiso del Gobierno de no prorrogar el estado de alarma más allá de los quince días actuales.

Aguado, que en lo de los parámetros fue luego desmentido por Ayuso, ha dicho que la Consejería de Sanidad trabajará en una orden con "medidas contundentes" para reducir los contagios de la covid-19, consistentes en limitar la movilidad por distritos o por zonas de salud, o sea, como se venía haciendo antes del estado de alarma.

El vicepresidente madrileño ha insistido en que si no se reducen los contagios, las navidades serán "muy distintas de como las imaginamos", aunque la mayoría de expertos las ven más negras que blancas, a la vista del tiempo que cuesta doblegar las curvas cuando el número de contagios es tan alto cono el actual, más aún dada la rápida expansión de la epidemia.

Coincide esa apreciación de los especialistas con la tónica cada vez más dominante de que los procesos serán más lentos de los que se vaticinaba hace unos meses y de que habrá que convivir con el virus, sin vacunas de por medio, durante más tiempo de lo previsto.

"Sería extraordinario disponer de vacuna a finales 2021-2022", ha dicho hoy el catedrático de Salud Pública y decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona (UB), Antoni Trilla, en la lección inaugural del curso titulada "Epidemias, pandemias y lecciones".

Las vacunas llevan su tiempo, acelerado como nunca en la historia, se sabe cada vez más -aunque falta mucho por saber- para tratar a los enfermos, pero el virus sigue circulando (37,7 millones de contagiados en el mundo; 6,6 en Europa) y hay que controlar su transmisión para no colapsar los hospitales. La fórmula se conoce: higiene, mascarillas, test y, si los casos se disparan, restricciones, ¿cuáles?, ¿hasta dónde? Ese es ahora el debate.

Jaime Castillo

Notificaciones

¿Quieres desactivar las notificationes? Dejarás de recibir la última hora de Guadalajara.

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política