En el 40º aniversario de la Constitución Española

Compartir

El 6 de diciembre de 1978, el pueblo español fue llamado a participar libremente en un referéndum para ratificar la Constitución Española que sus parlamentarios habían aprobado.

Era la primera vez en la Historia de España que el pueblo, los ciudadanos y las ciudadanas, votaban libremente un texto constitucional. Nunca antes las mujeres habían tenido derecho al voto, y además las Constituciones venían aprobadas por el Poder Legislativo, sin referéndum. Y esto que parece olvidado por la gente es importante, porque reviste de una legitimidad democrática a la Carta magna como ninguna anteriormente había adquirido.

"Era la primera vez en la Historia de España que el pueblo, los ciudadanos y las ciudadanas, votaban libremente un texto constitucional. Nunca antes las mujeres habían tenido derecho al voto, y además las Constituciones venían aprobadas por el Poder Legislativo, sin referéndum. Y esto que parece olvidado por la gente es importante, porque reviste de una legitimidad democrática a la Carta magna como ninguna anteriormente había adquirido".

page-rdp-primariasDicha aprobación llegaba después de una histórica negociación llevada a cabo por un grupo de expertos designados por los partidos políticos más representativos, los cuales han pasado a la Historia como “los padres de la Constitución”, que supieron conciliar las aspiraciones de paz y reconciliación en un estado de libertad y democracia en el que cupieran todos los españoles. Cerca del 90 por ciento de los votantes dijeron “Sí”, dando comienzo a una etapa plenamente democrática, llena de éxitos colectivos.

Aquel hecho histórico culminaba el proceso de transición pacífica y pactada de nuestro país desde una dictadura a un «Estado social y democrático de derecho que propugna como valores superiores del ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político».

Desde ese momento, en España es un valor supremo, porque así lo recoge la Constitución la igualdad efectiva de todos los individuos, sin que puedan verse discriminados por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, como pudiera ser una discapacidad.

"El Estado de las Autonomías, consagrado también por la Constitución Española de 1978, ha permitido acercar la gestión del Estado a los ciudadanos y a los territorios, permitiendo una administración más cercana, informada y comprometida en la tarea de extender el bienestar a todos los territorios, a todas las personas".

La Constitución garantiza igualmente los derechos fundamentales de las personas. Esto quiere decir que en España se reconoce el derecho a la vida y a la integridad física y moral, se elimina la pena de muerte, se consagran la libertad ideológica, religiosa y de culto, el derecho al honor, la libertad de expresión e información, el derecho de participación en los asuntos públicos, el sufragio universal, la tutela judicial efectiva, la presunción de inocencia, o el derecho a la educación, entre otros.

Son todos ellos elementos fundamentales para entender lo que es vivir en democracia y libertad, que va más allá del hecho de votar periódicamente y participar en política a través de los partidos. Derechos, también deberes, de cuya posesión los ciudadanos deben ser conscientes y que, muchas veces, por la complejidad y aridez del lenguaje jurídico, no resultan fáciles de entender y, por tanto, de defender.

El Estado de las Autonomías, consagrado también por la Constitución Española de 1978, ha permitido acercar la gestión del Estado a los ciudadanos y a los territorios, permitiendo una administración más cercana, informada y comprometida en la tarea de extender el bienestar a todos los territorios, a todas las personas.

Fue un segundo proceso, también importante, también lleno de debates, también de mérito en cuanto a voluntad negociadora, la conformación territorial de nuestra Comunidad Autónoma. Y gracias a ello, hoy la educación, la sanidad, los servicios sociales, pero también las tecnologías de la información y las infraestructuras llegan a los últimos rincones del territorio, como en su día pudimos acelerar la llegada de la luz eléctrica, el teléfono o la señal de televisión… cosas que administraciones centradas o centralizadoras jamás habrían considerado prioritario o necesario.

Por todo ello, porque gracias a la Constitución somos todos no solo más libres, más formados, más atendidos, sino porque somos más iguales en derechos y prestaciones, celebramos con verdadera alegría este 40º Aniversario.

Page-EmilianoEMILIANO GARCÍA-PAGE SÁNCHEZ
Presidente de Castilla-La Mancha

-----------
Emiliano García-Page (Toledo, 11 de junio de 1968)   es licenciado en Derecho por la Universidad de Castilla-La Mancha. Se afilió a las Juventudes Socialistas antes de cumplir los 18 años. Concejal en Toledo desde 1987 a 1993, y alcalde desde 2007 por dos legislaturas.En la Junta ha sido Portavoz del gobierno, Consejero de Obras Públicas, Consejero de Bienestar Social, Consejero de Relaciones Institucionales y finalmente presidente desde 2015 gracias al pacto de investiduta con Podemos.

 

Blogs GD

Tribuna GD

@GuDiario en Twitter

Any data to display



Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política