La necesaria vigencia de la fórmula de 1978

Compartir

La Constitución Española de 1978 ha logrado objetivos realmente impensables en aquellos años para los ciudadanos españoles que venían de varios periodos convulsos en nuestra historia, de una guerra civil y de una dictadura de más de 40 años, lo que aparentemente hacía muy difícil cualquier acuerdo de futuro para el país.

Sin embargo, dando una muestra de responsabilidad y madurez política extraordinaria, que asombró al mundo más avanzado y a las democracias más consolidadas, los denominados padres de la Constitución demostraron que se puede llegar muy lejos cuando prima el interés general de todo un país por encima de los particulares y legítimos, bien es cierto, intereses de partido o de grupo.

"Los denominados padres de la Constitución demostraron que se puede llegar muy lejos cuando prima el interés general de todo un país por encima de los particulares y legítimos".

Nuestra Carta Magna se aprobó en aquel histórico 6 de diciembre de 1978 por mayoría abrumadora de españoles que respondieron como no podía ser menos con absoluta firmeza al reto que planteaba para nuestra futuro la propuesta de consenso alcanzada por los partidos tan dispares y aparentemente irreconciliables con ideologías de derecha, centro e izquierda, además de los nacionalistas. Y sentó las bases para el mayor periodo de prosperidad y desarrollo que ha conocido nuestra Nación en siglos.

Latre1"Los denominados padres de la Constitución demostraron que se puede llegar muy lejos cuando prima el interés general de todo un país por encima de los particulares y legítimos"Dejó un ejemplo para nuestra historia que ahora deberíamos recordar con más empeño e interés, y por supuesto con mucha más humildad, en beneficio de todos nosotros. Gabriel Cisneros, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y José Pedro Pérez Llorca, por UCD; Manuel Fraga, por AP; Gregorio Peces Barba, por el PSOE; Miquel Roca Junyent, por la Minoría Catalana; y Jordi Solé Tura, por el PCE, supieron mirar con grandeza al futuro de España, y ejerciendo una capacidad extraordinaria de responsabilidad, renunciaron a defender muchas de las ideas que les separaban y pensaron en aquellas que, en realidad, unían a todos los españoles. Todo ello pensando solo en una España mejor, más solidaria, más justa y libre.

Ahora vivimos momentos complicados en España, es más yo afirmaría que en Europa y en el mundo, con un peligroso auge de los populismos de izquierda y de derecha. Un mundo en el que pocos quieren echar la vista atrás y reflexionar mínimamente sobre los peligros que han acechado a Europa en el siglo pasado y por supuesto a nuestra Nación.

Muchos de esos problemas fueron abordados precisamente por esta Constitución que nació del acuerdo, del consenso y de la valentía de quienes optaron por primar el interés general sobre las doctrinas de partido.

"Ahora vivimos momentos complicados en España, es más yo afirmaría que en Europa y en el mundo, con un peligroso auge de los populismos de izquierda y de derecha".

Hubo personas de gran relevancia política, preparadas, responsables, conocedoras del lugar de dónde veníamos y capaces de asumir renuncias importantes con tal de generar un clima de diálogo, paz y concordia que nos ha llevado a cuotas de progreso inimaginables.

Muchos de nosotros tenemos en nuestra memoria cómo era aquella España, cómo era la sociedad de los años 60 y 70, y cómo aquel consenso del 78 propició unos niveles de desarrollo inimaginables, estabilidad social y política, una sanidad envidiable en Europa y en el mundo, avances extraordinarios en educación, en derechos sociales y laborales, en la libertad y respeto a los derechos de todos y cada uno de los españoles. Y esto no deberíamos olvidarlo al enjuiciar la Constitución Española de 1978; sobre todo, la convivencia en paz.

"La Constitución Española se puede reformar, y hay voces que piden una reforma sin aclarar a la sociedad qué quieren reformar y realmente habría que meditar muy seriamente este paso".

España ha sabido ir siempre por delante en esa carrera de progreso y bienestar que hemos compartido con Europa, gracias precisamente a nuestra Constitución, y a pesar de todos los problemas que aún hoy permanecen y los nuevos retos que plantea el mundo actual, lo hemos hecho gracias al ejemplo de consenso, responsabilidad y empeño que pusieron los padres de la Constitución, los partidos políticos representados en el Congreso y el Senado, y los españoles que lo refrendaron con casi un 90 por ciento de los votos.

La Constitución Española se puede reformar, y hay voces que piden una reforma sin aclarar a la sociedad qué quieren reformar y realmente habría que meditar muy seriamente este paso, pues la Carta Maga en su actual estado es absolutamente vigente, abierta, amplia y capaz de dar respuesta a todos los sectores sociales de España. Es un instrumento vivo, reflejo de la sociedad española, y tiene que ser respetada.

LatreLa dificultad para afrontar nuestros actuales problemas como los nacionalismos, el paro y la precariedad laboral, la consolidación del Estado autonómico realmente descentralizado, la gobernabilidad, la justica social, la solidez del sistema de prestaciones sociales para todos los españoles y especialmente los más desfavorecidos, y sobre todo las jubilaciones para las generaciones actuales y futuras, no está en la Constitución, está más en lograr esa capacidad de diálogo, de entendimiento, de renuncias propias en pos del interés general frente a imposiciones programáticas tendenciosas.

Al final es más un problema de personas que de reformas. De personas capaces de alcanzar la altura de miras de aquellos ponentes de 1978 frente a los dogmas y doctrinas que buscan imponer sus criterios por encima de convencer y de ceder cuando así lo requiere la situación general de España, de Europa y del mundo.

José Manuel Latre Rebled
Presidente de la Diputación Provincial de Guadalajara

------------------

José Manuel Latre Rebled es licenciado en Filosofía y Letras (Historia) por la Universidad de Zaragoza (Promoción 1976-1981) y actualmente es alcalde de Sigüenza y presidente de la Diputación Provincial de Guadalajara estando en excedencia como profesor del Colegio Sagrada Familia de Sigüenza.Anteriormente, ha sido portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Sigüenza y diputado provincial durante el periodo 2007-2011. Desde 2011 es alcalde de Sigüenza. También ha sido diputado regional por la provincia de Guadalajara (2011-2015). En la actualidad es miembro del Comité regional del Partido Popular de Castilla-La Mancha y del Comité Ejecutivo del PP de Guadalajara, además de miembro de la Junta Local del PP de Sigüenza.

 

Blogs GD

Tribuna GD

@GuDiario en Twitter

Any data to display



Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política