Rutas de la lavanda por los campos la Alcarria

Compartir

 Miles de personas recorren este verano la Alcarria.IMG 8438

 Los japoneses no necesitan ni preguntar. Vienen con el localizador en el móvil y se van al campo de lavanda que les han indicado en Madrid. Normalmente por la zona de Malacuera, allá por donde se celebra el elitista Festival de la Lavanda, al que este año vinieron Pitingo, Café Quijano y un chef Michelín con un montón de estrellas para el catering. Pero hay otras posibilidades más baratas de contemplar los campos alcarreños con la lavanda en flor, que este año se ha retrasado por las lluvias de Primavera, con lo que la cosecha se alargará durante el mes de agosto y así la posibilidad de visitar los IMG 8415campos antes de que pase la cuchilla.

Han sido varios miles los turistas que se han acercado especialmente hasta Brihuega durante el mes de julio. En coches particulares, en autobuses con excursión organizada desde Madrid, desde Guadalajara...Al caer la tarde, en la carretera de Villaviciosa, junto al monolito que recuerda las batallas que se libraron durante la Guerra de Sucesión, hay auténticas peregrinaciones de personas que entran a los pedregosos campos de lavanda, hasta con chancletas. Me dicen que se han visto novios trajeados que posan para el fotógrafo, en la búsqueda de un marco incomparable. Enamorados que miran ensimismados a la cámara. Familias enteras de varias generaciones.      

IMG 8449Especialmente bella es la caída del sol que se pone por la cordillera montañosa que abraza las sierras de Guadalajara y Madrid, por la mezcla cromática que nos deja el malva de la lavanda, que se va lentamente apagando, y el sol anaranjado en su marcha hacia el oeste. En las tardes claras, podemos ver todas esas montañas que separan las dos mesetas castellanas. Las vamos enumerando: Alto Rey, el Ocejón, Cabeza de Ranas, el macizo del Lobo, Cerrón, Tres provincias, el pedernal de La Cabrera, Los Pájaros, hasta llegar al extremo oeste con el cerro de San Martín, que abriga a la estación de esquí de Valdesquí y Los Cotos. Un bello horizonte tamizado, en primer plano, por las tonalidades moradas de la lavanda y el lavandín, que todo el mundo quiere fotografiar. Sea con móviles, cámaras compactas o con los artilugios más profesionales, objetivos y paraguas difusores de luz y que han convertido estos campos en un plató desde el mes de julio.  

IMG 8413A ambos márgenes de la larga carretera que va desde Brihuega a Villaviciosa, vemos los campos de lavanda más accesibles, y también los más visitados. Hay hasta un pequeño puesto de souvenirs con recuerdos para el turista. Pero no está de más recordar que este fenómeno de la lavanda en flor, que hace tiempo se viene explotando en la Provenza francesa, no es sólo patrimonio de Brihuega, sino que abarca a otras localidades de la Alcarria en los que se ha ido extendiendo el cultivo de la lavanda y el lavandín, sustituyendo a otros más tradicionales como el cereal o el girasol. Y así, si ustedes se lo proponen, pueden encontrar más campos en Valderrebollo, Fuentes de la Alcarria, Valdesaz, Atanzón, Centenera, Gajanejos, Almarones... y otros que me olvidaré.

Lavanda-publico-610x458

Todo esto hace que la floración de la lavanda se haya convertido en un magnífico producto turístico, que ayuntamientos, Diputación, Junta y agricultores pueden desarrollar más, como sucede en Francia, y que habrá que ordenar de alguna forma para que no se desborde. Zona de aparcamientos, visitas guiadas, centros de interpretación, rutas senderistas, trashumancia de colmenas,  merchandising... Una adecuada gestión de los residuos después de la destilación. A algunos les puede asustar, pero no estamos sobrados en la Alcarria de iniciativas que dejen un beneficio económico como para despreciarlo.

IMG 8501En Brihuega siempre hubo un pequeño negocio en torno al espliego, y tuvo destilería. Ahora hay dos que impregnan su ambiente de un aroma intenso y muy agradable, y en las que se fabrica ese preciado aceite a partir del cual se elaborarán los perfumes. Loewe hace tiempo que se fijó en Brihuega, por la calidad de sus aceites. Pero ahora el espliego ha dejado paso a la lavanda, y con ello, como escribía Jesús Orea en su blog cada vez son más los municipios de la provincia en los que se organizan en julio eventos festivo-culturales de mayor capacidad de convocatoria e interés. Incluso, algunos de ellos, arraigando rápidamente y hasta convirtiéndose en auténticos referentes, no solo nacionales, sino internacionales, como es el caso del Festival de la Lavanda briocense al que, este año, hasta le ha salido un hermano pequeño, también alcarreño, en Almadrones. Y en un mismo fin de semana se llegaron a celebrar dos conciertos.

IMG 8483No hace falta un glamuroso festival dedicado a un público elitista madrileño, que no digo yo que sobre, pero que se puede perfactamente complementar con espectáculos populares de calidad, en los fines de semana que dure la floración. Un modelo de ello puede ser el multitudinaro concierto de la Banda de Música de Brihuega que dio con motivo de su 150 aniversario en los campos de Villaviciosa. En Guadalajara, hay otras bandas y otros grupos musicales que podrían seguir sus pasos de estas nuevas tradiciones, también en lo cultural, que hay que impulsar y cuidar.

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política