Junta acometerá unas primeras obras para eliminar riesgos a las personas en el Fuerte

Compartir
Vuelve a requerir al Ayuntamiento a renovar los usos y estudiará una fórmula de financiación como le pide el consistorio.
 
fuerte-casasCasas del Fuerte de San Francisco/GUDiario.

 El director general de Planificación Territorial y Sostenibilidad, Javier Barrado,confirma en una nota de prensa que ha trasladado la intención del Ejecutivo autonómico de “cuanto antes, acometer unas primeras obras encaminadas a eliminar cualquier riesgo que para las personas pueda existir en este complejo de edificios” del Fuerte de San Francisco.

Para la realización de estas obras se van a realizar las inspecciones técnicas que definan el estado de las naves y las distintas medidas de actuación. Hay que recordar que según la normativa todos los edificios mayores de 50 años tienen la obligación de someterse a estas inspecciones, asunto que fue requerido por el vicealcalde Jaime Carnicero en la reunión que mantuvo con Barrado el pasado martes.

El responsable de Planificación Territorial y Sostenibilidad ha declarado que “si el Ayuntamiento hubiera llevado a cabo las labores básicas de mantenimiento de estos edificios, ahora no habría que proceder a unas obras de mayor envergadura y se podría comenzar antes con la redacción de los trabajos de rehabilitación”. En este sentido, ha detallado que “antes de que se dictara esta sentencia, las competencias para el mantenimiento del edificio eran del Consistorio, tal y como demuestra la concesión de licencias y permisos que, durante todos estos años, ha dado para otros usos; aunque en materia de conservación no ha hecho nada todo este tiempo”.

Fuerte-ruinaCon las obras de emergencia que la Junta va a realizar se quiere evitar un disgusto./GUDiario.Encauzado el asunto de las revisiones técnicas, sobre la cuestión de fondo las discrepancias entre Ayuntamiento y Junta son notables., aunque del comunicado de la Junta se desprende un acercamiento . Javier Barrado ha señalado que, para proceder al cumplimiento de la sentencia, que obliga a la Junta a rehabilitar el complejo, el Gobierno regional, en primer lugar, “necesita una valoración económica estimada de la cuantía de la inversión necesaria para proceder a la rehabilitación de los distintos edificios”. Y en la citada reunión puso sobre la mesa la posibilidad de seguir el mismo modelo para los bienes inmuebles pendientes de rehabilitar que se siguió con las naves del Tyce, en que el Ayuntamiento acometió las obras y la Junta las financió al 100 por 100. Jaime Carnicero rechazó esta solución alegado que entonces estuvieron tres años hasta que pagaron la primera certificación. La Junta muestra en su comunicado su diposición "a estudiar una nueva fórmula que ofrecerá el Consistorio y que se fundamentará en que la Junta se hace cargo de todo el proceso, no solo de la financiación, como se le pide desde el Ayuntaminto".

Cambio de usos y la iglesia del Fuerte

Otra de las dicrepancias está en la revisión de los usos del complejo. El Ayuntamiento no está por la labor de revisarlos, y cuando la Junta se lo ha pedido le ha acusado a esta de entrometerse en competencias que son puramente municipales. Por su parte, el director general de Planificación Territorial insiste en que los usos definidos en el convenio suscrito en el año 2010 "están desfasados ante las necesidades actuales de usos dotacionales de la ciudad y a las demandas de la ciudadanía”. Del mismo modo, Javier Barrado argumenta para poder acceder a determinados fondos de financiación europea y/o estatales “es requisito indispensable establecer un proceso de participación ciudadana algo que, lamentablemente, el Ayuntamiento ni ha hecho ni parece querer hacer”.

Como ejemplo de la necesidad de revisar los usos, el director general se ha referido a la iglesia de San Francisco, que en el convenio firmado en 2010 se establecía como contenedor del futuro Museo de la Ciudad una vez restaurada y que actualmente está cedida al Obispado para el culto. En este sentido, el Ayuntamiento ha manifestado su sospecha que detrás de esta intención está que no quieren que el uso de la iglesia del Fuerte sea para el culto católico. Propósito que se rechaza por parte de Barrado al decir que “para mantener el culto, que es nuestra opción, es necesario cambiar los usos recogidos en el convenio", aunque luego advierte: "Si el Ayuntamiento de Guadalajara se niega a revisarlo se tendría que cumplir al 100 por 100”, y sentencia que “con su negativa a revisar los usos, el Ayuntamiento está diciendo que quiere que la iglesia de San Francisco sea un museo y que no albergue el culto religioso actual”.

También hay discrepancias sobre cómo abordar la situación de las antiguas viviendas de militares y trabajadores del Fuerte, que deberán ser desalojadas, para lo cual que la Dirección General había enviado previamente al Ayuntamiento la solicitud de información de los ocupantes de las mismas, dado que “el Ayuntamiento es el titular de las mismas y, por tanto, la Administración que ha de aportar estos datos”. Aunque el Ayuntamiento no está por la labor,  ya según declaró el vicealcalde a este digital, "los que están viviendo allí no se van a ir gratis y son ellos los que deben identificarlos".

En el comunicado de la Junta de Comunidades se reitera el compromiso del Gobierno regional, “como no podía ser de otra manera”, de dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJ-CLM) con relación al proyecto del Fuerte de San Francisco de Guadalajara.

Durante la citada reunión, el vicealcalde les instó a que para ello es necesario unas garantías económicas y dado que la Junta no ha aprobado el presupuesto de 2019, les propusieron realizar una modificación presupuestaria.

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política