Las paradas del autobús de Marchamalo en Guadalajara son legales

Compartir
La Justicia desestima la reclamación del Ayuntamiento de Guadalajara. 
 
Marchamalo-autobusEl autobús de Marchamalo, en Santo Domingo, una de las paradas a las que se oponía el Ayuntamiento. /Archivo GD.

 El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha desestimado la reclamación del Ayuntamiento de Guadalajara sobre el servicio de autobús autorizado por la Junta de Comunidades entre Marchamalo y la capital y que establece nuevas paradas en el casco urbano de Guadalajara, aunque sin admitir viajeros. Así lo ha anunciado el alcalde de Marchamalo, Rafael Esteban, en las redes sociales.

Ya en julio de 2017, el TSJ desestimó la solicitud del Ayuntamiento de Guadalajara para suspender de forma cuatelar las paradas del autobús frente a San Ginés y al Ferial Plaza, condenando a pagar las costas a la capital. Ahora, el tribunal da la razó a la Junta en la cuestión de fondo.

A juicio de Esteban, este auto supone un paso más en la consolidación de lo que desde Marchamalo siempre se ha considerado su derecho legítimo: poder parar en la capital de la provincia prestando un servicio de interés general a los ciudadanos, y hacerlo con plenas garantías legales.

Para el director general de Carreteras y Transportes, David Merino, “esta sentencia demuestra que nunca hemos ido en contra de la legalidad, y nos da la razón frente al Consistorio de Guadalajara”. Merino se ha referido concretamente a las paradas que el Gobierno regional estableció en octubre de 2016 en dos puntos de Guadalajara, en el Centro Comercial Ferial Plaza y en la calle Virgen del Amparo (San Ginés).

En opinión del responsable de la Consejería de Fomento, “la sentencia deja meridianamente claro que las paradas que realizan los autobuses de la línea de Marchamalo en el centro de Guadalajara no interfieren en el correcto desarrollo del tráfico en dicha ciudad, por lo que se puede deducir -ha argumentado- que el Consistorio faltaba a la verdad cuando, por frenar y entorpecer la llegada del ASTRA a su ciudad, esgrimía argumentos sin fundamento”.

Desde la Consejería de Fomento y desde el propio Ayuntamiento de Marchamalo, ha argumentado Merino, “siempre hemos defendido que esas nuevas paradas facilitaban que un mayor número de usuarios se pudieran beneficiar del servicio de transporte colectivo entre Marchamalo y Guadalajara, con una mejora en la congestión de tráfico y en la contaminación que produce el vehículo privado”. La sentencia ratifica en su totalidad los argumentos de la Consejería de Fomento y condena al Ayuntamiento al pago de las costas del proceso.

 No es este el único conflicto que mantiene el Ayuntamiento con la Junta por los autobuses que enlazan con Guadalajara. A propósito de la creación de la nueva línea Horche-Valdeluz-Guadalajara, con parada en la estación del AVE. El Ayuntamiento de Guadalajara ha presentado alegaciones porque incluye paradas que, precisa Román, coinciden con la línea 4 de autobuses. Román entiende que, como pasó con Marchamalo, complicará el tráfico en la ciudad porque son más autubuses circulando.

Al respecto, el director general de Carreteras y Transportes ha lanzado este mensaje al Consistorio: “Esperamos que el propio Ayuntamiento revise el informe negativo que ha emitido sobre las nuevas paradas del nuevo servicio ASTRA de Yebes y Horche que se encuentra en tramitación y que además va a permitir la conexión de la capital con la estación del AVE en transporte público y del que se van a poder beneficiar los habitantes de su ciudad”, ha dicho.

Por su parte, el secretario provincial del PSOE, Pablo Bellido, felicita a Marchamalo y a la Junta por esta decisión del TSJ de Castilla-La Mancha, y recuerda que Román también se opuso en 2010 a que los vecinos de Azuqueca de Villanueva De la Torre, Alovera y Quer "pudiésemos ir en autobús a nuestro Hospital (el que lleva años boicoteando)".

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política