Fallece Enrique Quiles, ahogado, haciendo barranquismo en Navarra

Compartir
El barranquista de Guadalajara Enrique Quiles Cerdera, de 53 años, falleció ayer ahogado en el barranco de Artazul o cañón de Arteta, en el término de Aizpún (valle de Ollo). 

Enrique-QuilesEnrique Quiles Cedera, con su equipación de barranquista. /Yootube

 Quiles era un acreditado deportista alcarreño, fundador del Clubs Abismo de Guadalajara, practicó el barranquismo, el esquí y el motorismo, y llegó a tener un equipo de motos de competición en Guadalajara. Era empresario de artes gráficas en Guadalajara, donde dirigía la empresa Aventura Gráfica.

El fallecido, con una dilatada experiencia en este tipo de actividad y muy conocido en la comunidad de barranqueros, fue atrapado por una corriente cuando se encontraba en la parte final del descenso, cerca de la última cascada. Junto a él iban un vecino de Pamplona de 38 años y otro de Artica de 42 que tuvieron que ser rescatados por la Guardia Civil con síntomas leves de hipotermia, según informa hoy el Diario de Navarra.

El accidente ocurrió poco antes de las dos y media, prosigue su relato el diario navarro. El grupo había comenzado el recorrido desde Aizpún unas dos horas antes y ya encaraban la parte final del barranco. El caudal era muy fuerte debido a las precipitaciones de los últimos días y la nieve acumulada, pero el grupo había logrado alcanzar el último tramo del descenso. Antes de la última cascada, donde hay que rapelar unos 50 metros, hay una zona de cinco marmitas (pozas que en verano están secas pero que en invierno se llenan de agua y la corriente baja sobre ellas). El grupo se encontraba ante una de ellas cuando Enrique Quiles se adentró en primer lugar. Un remolino horizontal, llamado lavadora porque te hunde por un lado y te saca por otro, lo atrapó y lo sumergió hasta el fondo..

Sus acompañantes dieron la alerta a Sos Navarra, que envió a dos helicópteros, uno de ellos con tres agentes del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil (GREIM), mientras que por tierra se dirigieron los bomberos de Cordovilla, ambulancias y el equipo de rescate acuático de los bomberos. También Guardia Civil y Policía Foral.

El rescate, de tres horas, fue laborioso y complicado debido al caudal del río y el lugar en el que se encontraban los barranquistas. Por aire, una vez confirmado el fallecimiento del vecino de Guadalajara, los agentes del GREIM rescataron en primer lugar a los dos heridos, que presentaban síntomas leves de hipotermia por el tiempo que habían pasado en el interior del agua. Los condujeron hasta a Aizpún en helicóptero y de ahí al hospital. A continuación, los agentes del GREIM aseguraron la zona y procedieron a rescatar el cadáver, que fue izado y conducido al Instituto Navarro de Medicina Legal, donde se le iba a practicar la autopsia.

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política