García-Page se reunirá con Pedro Sánchez después del verano y le exigirá “lo mismo o más que a Rajoy”

Compartir
El presidente regional es partidario de quitarle "al menos dos agujeros al cinturón" que aprieta a los servicios públicos.
 
Page-TalaveraGarcía-Page esta mañana en Talavera/ JCCM

 El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha confirmado hoy en Talavera que en el mes de septiembre mantendrá un encuentro de trabajo con el presidente del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, “tras tres años esperando a ser recibido por Mariano Rajoy”. Así, y tras lamentar la “pérdida de tiempo” que ha supuesto este hecho en la interlocución entre ambas Administraciones, se ha comprometido a exigir al socialista Pedro Sánchez “lo mismo o más” que hubiese pedido a Rajoy.

En este sentido, ha recordado que, como presidente, “he sido de aquellos que ha ofrecido apoyo y lealtad al Gobierno cuando se ha tratado de España, e incluso me he dejado muchos pelos en la gatera cuando hubo que apostar por que en España se parasen ya las elecciones y hubiera un Gobierno, aunque no fuera el mío”.

El jefe del Ejecutivo autonómico, quien ha reconocido que “cada día que pasa se me ocurren más cosas que pedirle al presidente”, ha advertido que comprometerá a Pedro Sánchez a que haga una afirmación taxativa para que pongamos blanco sobre negro en el calendario las grandes preocupaciones de Talavera, tanto ferroviarias, como logísticas y en materia de agua”.

Partidario de "aflojar el cinturón" del gasto

Por otro lado, y respecto a la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), celebrada ayer, García-Page ha señalado que ha tenido ocasión de “intercambiar opiniones” con el presidente Pedro Sánchez y con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, al respecto de este órgano del Ministerio de Hacienda, que es “infinitamente importante para los próximos años en cuanto a los proyectos que tenemos en marcha ayuntamientos, diputaciones y, particularmente, las autonomías, y que queremos sacar adelante”.

Así, ha mostrado su deseo de que se abra un escenario “de mejora y desahogo, pues hay que quitarle al menos dos agujeros al cinturón que aprieta particularmente a los servicios públicos más elementales, y así se lo trasladamos ayer al Gobierno”.

García-Page ha lamentado asimismo que los ajustes “los padezcan sobre todo las autonomías”, porque ello significa que repercute “de una manera extraordinaria” en la sanidad, la educación, la dependencia y las prestaciones sociales más importantes. Por ello, se ha comprometido a que la “holgura” en el margen de déficit conseguida tras la negociación con Europa sea dirigida a los servicios públicos esenciales “y no a ningún capricho ni obra de las que quedan bien en el currículum personal de un presidente”, y a hacerlo además con criterios de equidad.

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política